Historia del BCC

  • Historia del Barcelona College of Chiropractic

  • El Barcelona College of Chiropractic fue fundado por un grupo de unos doce quiroprácticos y sus familias. Cuando apareció la oportunidad de iniciar conversaciones con expertos en educación y universidades locales, dicho grupo de profesionales no dudó en abrazar esa oportunidad. Este equipo pequeño pero muy unido y altamente motivado se unió para reunir los recursos educativos, legales, humanos y financieros necesarios que permitieron el nacimiento de lo que se ha convertido en la primera escuela acreditada de quiropráctica en el Región mediterránea.

    Un paso inicial clave para hacer avanzar el proyecto fue el desarrollo de una fundación sin afán de lucro registrada por el gobierno. Esto fue esencial para el desarrollo de un marco legal apropiado y una entidad para representar al BCC ante las autoridades catalanas y españolas. Como resultado, y después de mucho trabajo, la Fundació Privada Quiropràctica (FPQ) se formó y registró en el Departamento de Justicia del Gobierno de Cataluña en 2007.

    El siguiente paso importante fue el desarrollo de vínculos con las mejores universidades públicas de España. El equipo inició conversaciones formales con el Vicerrector de Desarrollo de Programas en la Universitat Pompeu Fabra (UPF), el profesor Josep Eladi Baños, en 2005. Un acuerdo de colaboración formal inicial entre la UPF-IDEC y la FPQ se firmó en 2009.

    Una parte importante del complejo proceso de comenzar una universidad de quiropráctica afiliada y totalmente acreditada fue acceder a los recursos financieros y humanos necesarios. Estos recursos se acumularon a través del trabajo de los miembros de seis equipos de desarrollo formados por un grupo dinámico de voluntarios. Además, los servicios de BlueEgg Educational Consultants se emplearon para desarrollar la estructura académica y de gestión del programa de acuerdo con los más altos estándares educativos y de garantía de calidad. Desde su inicio, el proyecto fue supervisado por dos educadores muy respetados (el Profesor Bernard Moxham y el Profesor Asociado Christopher Good), quienes pasaron a servir como examinadores externos en el BCC durante los primeros cinco años de funcionamiento (2009-2015).

    Durante esos primeros años, los expertos en educación, consultores y miembros del equipo de desarrollo emprendieron su trabajo con una pasión y entusiasmo que permitió al BCC convertirse en lo que es hoy: una escuela superior privada de quiropráctica, acreditada y afiliada a una universidad pública y supervisada por una fundación sin afán de lucro (la Fundació Privada Quiropràctica – FPQ), cuyo patronato trabaja incansablemente en su compromiso con una visión, misión y objetivos que ve a los seres humanos y la sociedad desarrollarse de manera sostenible a través del cultivo y el enriquecimiento del cuerpo humano, la mente y el espíritu.

    El BCC se estableció con 3 características definitorias que se consideraron que harían que la escuela fuera única:

    • Un moderno campus ubicado a minutos del corazón de una de las ciudades más dinámicas, multiculturales y visitadas de Europa: Barcelona.
    • Afiliación, mediante acuerdos de colaboración formal, con algunas de las mejores universidades privadas y públicas de España.
    • Un plan de estudios moderno basado en competencias, dirigido a capacitar a los graduados para inspirar a las personas hacia la búsqueda de la salud para satisfacer las necesidades del paciente y superar sus expectativas.

    Hoy, después de casi 10 años, el BCC ha crecido hasta tener más de 150 estudiantes matriculados y más de 100 graduados practicando en muchos países del mundo (España, Portugal, Francia, Irlanda, Italia, Estonia, Suecia, Nueva Zelanda, Bélgica, Holanda, Reino Unido y Alemania).

    Con gran aprecio, nosotros, los actuales custodios de BCC, miramos hacia atrás y agradecemos a todos los fundadores, desarrolladores, donantes, colaboradores, reclutadores y simpatizantes de esta escuela superior. Sin su contribución colectiva de horas invisibles de sangre, sudor y lágrimas, esta oportunidad de inspirar y graduar las generaciones venideras de quiroprácticos no existiría hoy.

    Esta breve historia ha sido desarrollada en nombre de, y confirmada por, las personas enumeradas a continuación:

    Patronato de la FPQ
    Boyce Kinnison (Quiropráctico – España)
    Damian Roman (Quiropráctico – España)
    Scott Corsi (Quiropráctico – Holanda)
    Bernard Moxham (Ex presidente de la International Anatomical Society)
    Gaetano Fin (Quiropráctico – Italia)
    Melissa Sanford (Reino Unido)
    Marcus Kuhlman (Quiropráctico – Alemania)
    Joan Jové (Abogado)

    Director del BCC
    Adrian Wenban
    Gerente del BCC
    Marc Pastor
    Consultor Financiero BCC
    David Andreu