Sobre la quiropráctica

triangula_esp  Historia

En 1895, Daniel David Palmer, científico empírico, solucionó la sordera de un paciente ajustando una vértebra desplazada en su columna que producía una interferencia en su sistema nervioso. El descubrimiento desató una cadena de investigaciones en EEUU que dio lugar al nacimiento de la quiropráctica.

Desde entonces la quiropráctica no ha dejado de crecer hasta convertirse en la mayor profesión de atención sanitaria natural del mundo.

 Ciencia, Arte y Filosofía

La quiropráctica es una disciplina de las ciencias de la salud que tiene por objetivo el cuidado de la columna vertebral y el sistema nervioso. Se basa en la capacidad innata de autocuración y regeneración del cuerpo.

Nuestro organismo está dotado de un poder inherente para optimizar su potencial de salud. El sistema nervioso coordina y controla todas las partes del cuerpo. Manteniéndolo libre de interferencias, conseguimos mejorar la red de comunicación de todo el organismo para que cada órgano, cada músculo, cada célula pueda realizar su función correctamente.

La columna vertebral proporciona protección a la médula espinal (parte del sistema nervioso central) recubriéndola. Así, si mantenemos la columna vertebral en perfecto estado, el sistema nervioso funcionará adecuadamente y el propio cuerpo se ocupará de conservar nuestra salud. El bienestar y la calidad de vida proceden de dentro de cada individuo.

 La quiropráctica en el mundo

La quiropráctica es la mayor profesión de atención sanitaria natural del mundo. Establecida en más de 70 países, esta disciplina cuenta con un colectivo de aproximadamente 90.000 profesionales y un gran reconocimiento internacional, especialmente en los EEUU y los países anglosajones.

Actualmente en España ejercen unos 200 quiroprácticos formados principalmente en universidades de EEUU, Francia e Inglaterra. Aproximadamente 150 pertenecen a la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) fundada en 1986 y legalizada el mismo año por el Ministerio del Interior, con la aceptación del Ministerio de Sanidad.
La AEQ forma parte de la Unión Europea de Quiropráctica (European Chiropractors’ Union, ECU), así como de la Federación Mundial de Quiropráctica (World Federation of Chiropractic, WFC), organismo integrado en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 Futuro profesional

La atención sanitaria en Europa está cambiando. Un número creciente de personas está apostando por enfocar la salud de un modo más natural y la quiropráctica lidera esta revolución del bienestar.

Cada día son más los países en los que la quiropráctica ha pasado a formar parte de los sistemas de sanidad pública, cooperando con el resto de profesiones sanitarias. Los excelentes resultados experimentados por sus pacientes y la saturación del sistema tradicional de atención médica han generado un aumento de demanda de especialistas en quiropráctica.

España no es una excepción. Mientras que en países como EEUU o Australia hay un quiropráctico por cada 3.500 habitantes, España solamente dispone de uno por cada 370.000 habitantes. Esta situación brinda una gran oportunidad laboral a quienes se preparen para ejercer la quiropráctica.